La piña por su nombre

Cuando Cristóbal Colón llegó a la isla de Guadalupe, en América, la piña le fue ofrecida en un gesto de hospitalidad y bienvenida. Por su semejanza con el fruto del pino europeo, al que los portugueses llaman piñeiro, la fruta es desde entonces llamada piña.

La piña es probablemente originaria del sur de Sudamérica, la zona que actualmente ocupa Paraguay y de ahí fue esparcida por toda América por los indios guaraníes. Los indígenas la llaman ananás, que significa fruta sabrosa.

La piña no es una fruta calórica, sin embargo contiene niveles altos de vitaminas A, B y C, así como carbohidratos, sales minerales y fibra. Esta fruta estimula la digestión y previene y corrige el estreñimiento, debido a que contiene una enzima denominada bromelina.

Cómo cultivamos

PIÑAS EN SU PUNTO

Cultivamos nuestras piñas en Pital (Costa Rica), donde las condiciones de temperatura y humedad son ideales para este cultivo. Aportar mapa

La planta de la piña se hace por esquejes o “hijos” sacados de las plantas adultas. Ese esqueje se planta y, cuando llega a un cierto tamaño (60-70cm aprox) se induce una protuberancia en una hoja, la cual se desarrolla y convierte en flor, la cual se va desarrollando y formando la piña. Sólo hay una piña por planta y, cuando ésta se recolecta puede dejarse que otro esqueje se desarrolle y cuando adquiera el tamaño desarrolle una segunda piña, después de la segunda piña normalmente se retira la planta y se pone una nueva.

          

  Nosotros recolectamos nuestras piñas maduradas en la planta y listas para comer. Es lo que nos hace ser diferentes a otras piñas verdes que encontrará en el mercado.

            Una vez recolectadas, las piñas pasan a la planta de empaquetado, donde se seleccionan las de mayor calidad para nuestra marca FRUNET.